De la interrupción voluntaria del embarazo


Acaba de ser publicado en el BOE la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual, reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

El desarrollo de la sexualidad y la capacidad de procreación están directamente vinculados a la dignidad de la persona y al libre desarrollo de la personalidad y son objeto de protección a través de distintos derechos fundamentales, señaladamente, de aquellos que garantizan la integridad física y moral y la intimidad personal y familiar. La decisión de tener hijos y cuándo tenerlos constituye uno de los asuntos más íntimos y personales que las personas afrontan a lo largo de sus vidas, que integra un ámbito esencial de la autodeterminación individual. Los poderes públicos están obligados a no interferir en ese tipo de decisiones, pero, también, deben establecer las condiciones para que se adopten de forma libre y responsable, poniendo al alcance de quienes lo precisen servicios de atención sanitaria, asesoramiento o información.

Es en el título segundo de esta ley donde se regulan las condiciones de la interrupción voluntaria del embarazo y las garantías en el acceso a la prestación (página 8 del documento del enlace superior):

Artículo 15. Interrupción por causas médicas.
Excepcionalmente, podrá interrumpirse el embarazo por causas médicas cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:
a) Que no se superen las veintidós semanas de gestación y siempre que exista grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico o médica especialista distinto del que la practique o dirija. En caso de urgencia por riesgo vital para la gestante podrá prescindirse del dictamen.
b) Que no se superen las veintidós semanas de gestación y siempre que exista riesgo de graves anomalías en el feto y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por dos médicos especialistas distintos del que la practique o dirija.
c) Cuando se detecten anomalías fetales incompatibles con la vida y así conste en un dictamen emitido con anterioridad por un médico o médica especialista, distinto del que practique la intervención, o cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable en el momento del diagnóstico y así lo confirme un comité clínico.
Artículo 16. Comité clínico.
1. El comité clínico al que se refiere el artículo anterior estará formado por un equipo pluridisciplinar integrado por dos médicos especialistas en ginecología y obstetricia o expertos en diagnóstico prenatal y un pediatra. La mujer podrá elegir uno de estos especialistas.
2. Confirmado el diagnóstico por el comité, la mujer decidirá sobre la intervención.
3. En cada Comunidad Autónoma habrá, al menos, un comité clínico en un centro de la red sanitaria pública. Los miembros, titulares y suplentes, designados por las autoridades sanitarias competentes, lo serán por un plazo no inferior a un año. La designación deberá hacerse pública en los diarios oficiales de las respectivas Comunidades Autónomas.
4. Las especificidades del funcionamiento del Comité clínico se determinarán reglamentariamente.
cve: BOE-A-2010-3514.
Supongo que otro punto interesante es el de la objeción de conciencia del profesional sanitario. Podéis leer lo que viene al respecto en el artículo 19. Medidas para garantizar la prestación por los servicios de salud.
Anuncios

6 comentarios sobre “De la interrupción voluntaria del embarazo

Agrega el tuyo

  1. Este es un tema complejo, polémico y difícil, cualquier “confrontación” con la muerte lo es.
    La Ley establece el “derecho”, pero los que están en contra olvidan que no es obligatorio, es una elección personal.
    También se regula el derecho a la objeción.
    Por tanto, todo es una elección, una elección muy oersonal.

  2. ¡Caramba! ¿Lo has leido todo? Yo estoy flipando como en cada CC.AA. se van a organizar de una forma diferente. Definitivamente, esto es un reino de Taifas.

  3. Ciertamente la ley no impone la obligación de abortar, ¡quedémonos tranquilos!, no nos fuerza.
    Lo que no me deja tranquilo es que aparece el derecho a acabar con la vida de un ser humano en estado embrionario o fetal.
    No estoy en contra del aborto, estoy a favor de la defensa de la vida de todos los seres humanos.

    1. Y allá vamos al eterno debate: si está en estado embrionario o fetal no es un ser humano. Y no tengo mas que añadir, a la literatura médica me remito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: