Nuevas tecnologías, nuevas bibliotecarias


Hace poco saltaba el debate de si los bibliotecarios deberíamos temer por nuestros puestos de trabajo con la llegada de la Inteligencia Artificial, los chatbot y todas las nuevas tecnologías (que ya no son la web 2.0, por si alguien se quedó estancado 10 años atrás) que están por venir. ¿Por qué no aprovechar la tecnología en nuestro favor en vez de demonizarla antes incluso de haber analizado su beneficio? De hecho, yo uso unas cuantas herramientas que me permiten aligerarme de trabajo y gestionar mejor mi tiempo. Con las listas de tareas puedes tener a mano todo lo pendiente, organizarlo por temática, relacionar las tareas con personas o ambientes, marcar lo prioritario, poner fechas límite, recordatorios y añadir notas. Con las herramientas de gestión de proyectos puedo organizarme el trabajo que tengo entre manos, dividir en tareas y marcar objetivos, si trabajo en equipo puedo asignar tareas a personas y hacer un seguimiento. Uso extensiones de correo para automatizar los envíos, o aplicaciones para crear plantillas de texto que me ahorran tiempo y trabajo. Herramientas de almacenamiento en la nube como Dropbox o Drive que además me permiten trabajar online y offline desde cualquier ordenador y actualizar contenidos al instante. Llamadas y videollamadas, chats. Calendarios para organizar mi agenda, mi vida y mi cabeza. Tengo (y esto lo voy a decir bajito) un cuaderno en papel donde apunto ideas y me hago esquemas. También uso cosas de aquella web2.0 (lo que ahora entendemos todos por Internet sin necesidad de explicar mucho más): Twitter y Facebook, un blog, listas de distribución, incluso a veces recupero algún feed de RSS (a ver si actualizo mi Netvibes).

Estoy segura de que seré de las primeras que intente utilizar un chatbot con mis usuarios. Porque a veces el usuario tiene una pregunta sencilla o quiere que se le resuelva un problema de manera eficiente y rápida. Y si es un problema que puede resolver una máquina, yo confío en ella. Además, eso me dejará tiempo para tratar personalmente con esos usuarios que no se sienten seguros con las máquinas y que siguen buscando el trato directo o que requieren una atención que yo decidiré que ha de ser “personalizada” (de tú a tú y ad hoc).

Creo que la tecnología no está reñida con el trabajo de las personas. Sólo tenemos que adaptarnos y delegar en ellas el trabajo mecánico y tedioso y dejar para nosotros la parte creativa y humana.

¿Quieres contactar conmigo? Sigo usando el correo electrónico: maria@bibliovirtual.es

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: