¿Hablamos de salud en redes sociales?


Las redes sociales son ya un medio más de aprendizaje y formación, de localización de información relevante y una forma de tomar el pulso a la actualidad sanitaria. Pero como siempre, el problema suele residir en la cantidad ingente de información que se genera, imposible de monitorizar y seguir de manera eficaz.

Getting information off the Internet is like taking a drink from a fire hydrant.

M. Kapor

A pesar de poder crear alertas que nos envíen información puntual sobre un tema de nuestra elección, tener un agregador de RSS en orden, hacer listas de seguimiento en Twitter o seguir a grupos pertinentes en Facebook, llega un momento en el que hacer una búsqueda sobre un tema concreto es complicado. En Twitter las conversaciones se suceden a velocidad de vértigo, con comentarios de profesionales informados y comprometidos que, no siempre, conocemos y podemos seguir. Esta vez os presento una web, symplur.com, que presenta varios puntos:

  • The Healthcare Hashtag Project: plataforma abierta para pacientes, cuidadores, abogados, médicos y proveedores para conectar con las comunidades y conversaciones relevantes en salud.
  •  Healthcare Tweet Chat: cada día se lanzan tweetchats donde los participantes van contestando preguntas y generando conversación sobre unos temas previamente propuestos.
  • Healthcare Conferences: congresos que se abren más allá de los pabellones donde tienen lugar para llegar a más profesionales de todas partes del mundo, que participan y aportan sin necesidad de estar físicamente en el Congreso.
  • Diseases: recopilación de hashtags relacionados con enfermedades, estados de salud y otros temas vinculados a la sanidad.
  • Ontologies: contenido organizado por ontologías (cáncer, cargiología, oncología, patología, radiología y urología) de diferentes plataformas de redes sociales.
  • Regular: propone hashtag que pueden ayudarte a localizar gente, hashtags relacionados, personas influyentes y ver estadísticas.

Os dejo un pantallazo del hashtag #FFpaciente, al que tenemos mucho aprecio en este blog:

#FFpaciente

 

Más información y acceso a la web:

http://www.symplur.com/healthcare-hashtags/
http://www.symplur.com/healthcare-hashtags/
http://www.symplur.com/healthcare-hashtags/

Evaluación de sitios web


CRAAPPuede parecer que buscar información en Internet es fácil, al fin y al cabo está todo ahí. Sin embargo, encontrar la información correcta es complicado. Publicar en Internet es fácil y rápido, lo que permite que cualquier persona o institución pueda tener su propia página web. Nuestro papel es aprender a discernir cuándo estamos ante una web que nos ofrece información fiable/confiable y relevante. Aunque muchos nos guiamos por el sentido común para tomar decisiones, existen varios test o normas que podemos seguir para hacer una evaluación del sitio que estamos visitando. Os quiero hablar del test CRAAP al que he llegado gracias al post publicado por Kendra Perkins en el blog RefME.

El test CRAAP pretende que cualquier usuario se haga varias preguntas al visitar una web, de forma que pueda hacer una evaluación crítica del sitio:

  • Currency: ¿cuándo ha sido publicada la información en este sitio web? ¿ha sido revisada o actualizada? ¿es una información actualizada? ¿funcionan los enlaces? A veces no se tiene en cuenta la fecha de publicación de la información que localizamos. Descubrimientos posteriores o investigaciones más recientes pueden darnos información más valiosa que la que hemos encontrado en un primer momento.
  • Relevance: ¿la información que has localizado trata el tema que estabas buscando? Hay muchos aspectos relacionados con un tema, busca información que se centre en el tema en concreto y evita aquellas que hablan de generalidades.
  • Authority: ¿quién es el autor? Es importante tener en cuenta quién te está dando la información, si es un experto o si se trata de una institución seria y relevante. Además, hay que saber distinguir noticias de opiniones, noticias reales de bulos (hoax)… Considera quién es el responsable del contenido (que no siempre es el autor del mismo), no sólo la fuente donde está publicado.
  • Accuracy: ¿crees que la información es correcta? Evalúa lo que estás leyendo. Incluso si el autor parece muy convencido y la información está publicada en un libro no significa que sea cierta. Busca en más fuentes, no te quedes siempre con lo primero que veas y, a ser posible, busca información que afirme lo contrario a lo que estás leyendo. Podrás contrastar y evaluar de forma más crítica. Y sí, estoy pensando en homeopatía y en dietas milagro.
  • Purpose: ¿cuál ha sido el propósito de crear una web o publicar un post? ¿qué motivo puede tener el autor para llegar a una conclusión u otra? Es importante ver si la información presentada, los estudios que se citan o el marco desde el que se habla está financiado o contiene publicidad de un producto.

En temas relacionados con salud es importante tener estos puntos muy claros, sobre todo si somos pacientes y queremos informarnos sobre nuestra enfermedad. La Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU ha realizado un tutorial (en inglés) que enseña a evaluar sitios de salud. Puedes consultar aquí el tutorial (unos 16 minutos de duración): Evaluating Internet Health Information.

Por cierto, en español tenemos la web FFpaciente que recoge información fiable de salud para pacientes. Pero de esto hablaremos en otro post.