Actualizando el botiquín


Desde un tweet de @prensamenarini llego a la web de SIGRE.

SIGRE es una institución sin ánimo de lucro, como podemos leer en su web, que se crea para la correcta gestión medioambental de los envases y restos de medicamentos de origen doméstico.

Debido a enfermedades pasadas o simplemente por tener en casa medicamentos de «emergencia» (dolores de cabeza, alergias, protectores estomacales…) mucha gente lmacena en su domicilio medicamentos que, la mayoría de las veces, caduca antes de llegar a utilizarlos.

Para deshacernos de estos medicamentos y de sus envases tendremos que acudir a los puntos SIGRE (ubicados en las farmacias), ya que depositarlos en cualquier otro contenedor o en las bolsas de basura de nuestro domicilio podría afectar negativamente al medio ambiente.

En la web de SIGRE, dentro del apartado «Ciudadanos«, nos ofrecen información sobre cómo colaborar, consejos medioambientales y sanitarios y recomendaciones sobre el botiquín.

Recuerda que los medicamentos y sus envases SÓLO se depositarán en los puntos SIGRE de las farmacias, NUNCA en los otros contenedores:

Los peligros de los medicamentos on-line


La compra de medicamentos por internet supone un serio peligro para la salud, ya que la mayoría de los sitios web que venden fármacos sin receta no están acreditados ni sus productos han pasado controles de sanidad.

Normalmente son sustancias que se anuncian como «genéricos» de medicamentos reconocidos y que se venden a un precio mucho más bajo que el que tendrían en una farmacia. ¿Las razones que llevan a la gente a comprar medicamentos por internet? Supongo que pueden ser variadas, como un bajo precio, que no sea necesario presentar una receta médica o que la persona que la compra no se atreva a solicitarla «cara a cara», como ocurre con el sildenafil.

Aunque algunas veces estos supuestos medicamentos no son más que comprimidos inocuos recubiertos, otras veces se trata de sustancias químicas o compuestos herbales que no han sido aprobados por las autoridades sanitarias y que, por lo tanto, pueden ser un peligro para la salud de quienes los consumen. Puede que en algún caso se trate, efectivamente, del medicamento que anuncian, pero recordad que si es necesaria una receta médica es porque su consumo puede acarrear unos efectos adversos, en muchos casos fatales, si no se toma en la dosis adecuada y bajo supervisión facultativa.

En el Reino Unido la farmacéutica Pfizer ha lanzado una campaña publicitaria para advertir de los riesgos de adquirir y consumir medicamentos a través de la red. Con esta campaña, generada por la agencia Langland, han ganado un Gold Award en los premios The Rx Club. Se trata de una campaña titulada «Real Danger» y cuenta con un sitio web y un vídeo que no os dejará indiferente: