Las publicaciones: ¿impresas o electrónicas?


laptopbookInternet ha sido crucial para el avance y la difusión de las investigaciones. Es más rápido publicar, la información se difunde de manera exponencial y puede llegar a más gente. Es por eso que muchas revistas empezaron a publicar una versión electrónica además de la versión impresa. Y muchas más las que empiezan a dejar de publicar en papel para pasar a ser únicamente revistas electrónicas.

Por un lado, como bibliotecaria, le veo varias ventajas a las colecciones electrónicas:

  • Ahorro de espacio físico: ya no es necesario mantener varios metros (a veces cientos, dependiendo de la biblioteca) lineales de estanterías para almacenar y organizar la colección. Cuando la biblioteca se queda pequeña, hay que pasar parte de la colección a un depósito. Si la institución no cuenta con espacio propio hay que buscar uno externo (y normalmente implica un gasto económico).
  • Ahorro de tiempo: no hay que estar pendiente de si llega un número en papel y reclamarlo si no ha llegado; no hay que registrar la llegada de ese ejemplar; no hay que colocarlo en la estantería correspondiente. Cuando un usuario pide un artículo siempre es más rápido buscarlo y servirlo de manera electrónica que tener que localizar el ejemplar y luego pasarle una copia del artículo al usuario. Si este ejemplar, además, se encuentra en el depósito, la localización y entrega del artículo puede demorarse un poco más. Además, cada vez que un usuario consulta un número en la biblioteca, lo normal (y deseable) es que lo deje para que sea el personal bibliotecario quien lo vuelva a colocar en su sitio.
  • Disminución en la pérdida de ejemplares: en una colección en papel es más fácil que un número se pierda y deje la colección incompleta. Puede ser que jamás llegue el número a pesar de haberlo reclamado, puede que “desaparezca” de la estantería, quizás existan agentes externos o accidentes que provoquen la pérdida o deterioro de varios volúmenes (goteras, incendios, ratones, roturas de páginas…)
  • Consulta simultánea: dependiendo del tipo de licencia contratado, puede darse el caso de que más de un usuario esté consultando el mismo artículo al mismo tiempo desde dos ubicaciones diferentes.

Pero también tiene desventajas que no debemos olvidar:

  • Precio: a pesar de lo que pueda parecer, el precio de las colecciones electrónicas no es sensiblemente menor que el precio de la suscripción en papel:
    • Archivos: La suscripción de un título a veces no implica que, si dejara de suscribirse, podamos volver a consultar posteriormente los números que abarcamos durante nuestra suscripción. ¿Imagináis que cada vez que dejáramos de suscribir un título en papel tuviéramos que devolver los números recibidos?
    • Poco uso por falta de tiempo: el precio no compensa el uso (lo explico en el punto siguiente sobre el acceso remoto)
  • Acceso:
    • Acceso remoto: aunque cada vez más este tema se empieza a solventar, hasta hace relativamente poco tiempo las revistas sólo se podían consultar desde el propio lugar de trabajo. En los tiempos que corren, ésto me parece un anacronismo. Muchos de los usuarios de las bibliotecas médicas no se dedican sólo a investigar, sino que están metidos de lleno en la práctica clínica diaria, de forma que la investigación o la formación sólo la pueden hacer fuera de horas de trabajo, a ser posible en sus propias casas (por eso de que la familia pueda verles de vez en cuando). Si el acceso a la información electrónica sólo es accesible desde los ordenadores de la institución vamos a conseguir que o bien no se usen o bien tengamos profesionales quemados y con la sensación de pasarse las 24h en el lugar de trabajo sin poder disfrutar de tiempo con sus familiares/amigos o incluso para ellos mismos.
      El acceso mediante claves institucionales puede degenerar en un tráfico “pirata” que tampoco beneficia ni a la institución ni a las propias revistas. Este “tráfico pirata” puede desembocar en una subida de precios o en el acceso exclusivo mediante reconocimiento de la IP, con lo que volvemos al tema del acceso desde los ordenadores de la institución. Esto lo podemos solucionar mediante el uso de VPN o sistemas de autenticación remota tipo PAPI.
    • Restricciones de consulta a Internet: en muchas instituciones aún se tiene la idea de que Internet es un espacio (virtual) de ocio, que los profesionales utilizan para pasar el tiempo. Por ello, muchas direcciones están restringidas y no pueden consultarse. Esto me parece también un anacronismo. Quien hace un uso masivo de Internet dispone de un smartphone que le permitirá navegar y consultar las páginas que quiera. Si quiere perder el tiempo en el trabajo le dará igual tener o no Internet: lo va a perder igual.
      La información, ahora mismo, se encuentra en cualquier sitio de Internet: no sólo en páginas web de revistas o colegios oficiales, también está en Twitter o en Facebook o en Youtube, por ejemplo. ¿Cómo va a consultar un residente o un cirujano un videotutorial si desde su institución no tiene acceso a Youtube o Vimeo? ¿Cómo podemos consultar con colegas de otras instituciones un caso clínico si el único sitio donde se reúnen para discutir es en un grupo de Facebook? ¿Qué pasa con los filtros automáticos que cierran páginas por las palabras que aparecen en su url? Me pregunto si alguien quiere acceder a la web de la universidad de Essex qué hará si el filtro de su institución cree que es un sitio sobre “sexo” ya que aparece esa palabra en la url.
  • Localización: si no disponemos de un buen catálogo actualizado y completo, los usuarios no podrán hacer uso de las revistas suscritas. En una biblioteca física el usuario puede pasearse por las estanterías y ver qué títulos hay. En una biblioteca virtual es imprescindible la labor del bibliotecario para dar a conocer la colección y ponerla a disposición de los usuarios. Se trata de contar con un buen OPAC (Online Public Access Catalog) y hacerlo fácilmente consultable por los usuarios. Es importante que la consulta al catálogo no implique el uso de usuario y contraseña.

Probablemente haya muchos más detalles que se puedan comentar aquí. Me he parado en los puntos que me han venido a la mente ahora mismo. Si quieres comentar y dar tu opinión, por favor adelante. Tienes el apartado comentarios para explayarte. ¿Prefieres una biblioteca en papel o virtual? ¿Con cuál te sientes más cómodo? ¿Cuál te resulta más fácil de utilizar?

[imagen tomada de: https://www.digitaliapublishing.com/]

Criterios de indexación de una e-revista en MedLine


Cuando los cambios se producen para generar mejoras podemos pensar que la cosa funciona y tiene futuro. Afortunadamente es lo que pasa con los productos que desarrolla la NLM de Estados Unidos. Recientemente han actualizado los requisitos que han de cumplir las revistas electrónicas que quieran ser indexadas en MedLine.

En principio, esta nueva política se aplicará exclusivamente a las revistas que, habiendo solicitado y sido aprobada su inclusión en MedLine, publiquen su contenido exclusivamente online y, con el tiempo, se ampliará a aquellas revistas que, aun teniendo edición impresa, publiquen el grueso de sus contenidos en formato electrónico.

Las tres condiciones indispensables que ha de cumplir una revista electrónica para ser indexada en MedLine son:

  1. Proporcionar a la NLM un documento XML con la información etiquetada de las referencias bibliográficas
  2. Facilitar el acceso a todo su contenido bajo una licencia que permita un apoyo eficiente a las operaciones de la NLM, los servicios del sitio y el préstamo interbibliotecario.
  3. Tener un acuerdo aceptable de conservación permanente y acceso a los contenidos publicados.

Para el cumplimiento de los puntos 2 y 3, la NLM se tiene que asegurar de que todos los artículos publicados en una revista electrónica estarán disponibles en un archivo digital. Con esto pretenden asegurar que todos los usuarios podrán tener acceso al texto completo de los artículos citados en MedLine. Esto se puede conseguir mediante una de estas dos opciones:

  • La participación en PubMed Central
  • La participación de cualquier otro servicio certificado de almacenamiento de archivos, además de la presentación de un archivo pdf por cada artículo que será de uso exclusivo para las operaciones internas de la NLM.

Esta política se aplicará a partir de mayo de 2011.

Me gusta la frase que os he señalado en negrita. Y es que los que necesitamos localizar artículos a diario encontramos una gran diferencia entre contar o no con un enlace directo desde Pubmed a la fuente. El hecho de que estén publicados en PMC además suele ser garante de un acceso gratuito al artículo, lo que es también motivo de alegría (recordad este post que publiqué sobre PMC).

Podéis leer más información sobre la política de indexación de revistas electrónicas en Medline en la siguiente dirección:

http://www.nlm.nih.gov/services/ejournals.html
http://www.nlm.nih.gov/services/ejournals.html
http://www.nlm.nih.gov/services/ejournals.html

Sumarios de revistas


El apartado “Sumarios de revistas” (en el menú de la derecha podéis encontrar el enlace permanente) ahora lo presento con la herramienta Netvibes, ya que Bloglines cierra el 1 de noviembre y no quería perder este servicio para mis usuarios (vosotros).

Os dejo dos imágenes con el antes (Fig. 1 – Bloglines) y el después (Fig. 2 – Netvibes):

 

Sumarios de Revistas en Bloglines

Fig. 1 - Bloglines

 

 

Sumarios de Revistas en Netvibes

Fig. 2 - Netvibes

 

La diferencia principal es que ahora las especialidades se muestran en pestañas en la parte superior y colocadas horizontalmente. El manejo es muy sencillo y, siguiendo la “moda”, he creado otro vídeo mostrando su uso:

Por cierto, quiero agradecer a Cristina Puyal, documentalista del Hospital Universitari Vall d’Hebron, su correo con el enlace a su propio sumario, que ha sido lo que me ha animado a hacerlo yo también en Netvibes.

http://www.netvibes.com/bibliovirtual
http://www.netvibes.com/bibliovirtual
http://www.netvibes.com/bibliovirtual

Consulta el último sumario de revistas médicas


último sumario de revistas a través de bloglines

Hace unos dos años que creé la página de consulta de los últimos sumarios y puse el enlace en el menú lateral de este blog. Hoy quería darle publicidad porque creo que es una herramienta muy útil para todos aquellos que necesitan consultar los últimos artículos publicados en varias revistas y no quieren perder tiempo buscando la web de cada publicación.

Utilizando la tecnología RSS he recogido en una sola página el acceso directo a los últimos sumarios de más de 300 revistas médicas, ordenadas por especialidades. La ventaja de este sistema (RSS) es que actualiza la información automáticamente, sin necesidad de estar pendiente de pulsar ningún botón o cambiar el código.

export subscriptionsSi os interesa “copiar” las suscripciones que tengo hechas, es muy fácil: al final del menú de la izquierda hay un enlace que dice: Export Susbscriptions. Si pincháis en él se abrirá un documento en xml que podréis exportar a vuestra propia página de bloglines, por ejemplo. A partir de este documento podréis eliminar las revistas que no os interesen y añadir otras que no haya incluido yo, así tendréis vuestra propia página de recursos.

MDConsult y el acceso desde casa


Para poder acceder a las publicaciones suscritas por la Biblioteca de mi Hospital, los usuarios han de estar conectados a los ordenadores del centro. Esto lo pueden hacer directamente en el hospital (y centros de salud) o desde casa. Debido a la gran carga de trabajo que tienen, los médicos y las enfermeras no suelen tener tiempo de utilizar los recursos de la Biblioteca desde su lugar de trabajo. Y para poder conectarse desde casa es necesario tener instalada una VPN (red privada virtual) del hospital. ¿Problemas? No la tiene todo el mundo: hay que solicitarla en el departamento de sistemas, pero esa solicitud ha de estar justificada y firmada por el jefe de servicio. Además, en principio es un servicio destinado a Medicina, por lo que el personal de enfermería no lo tiene tan fácil (tal vez esto ha cambiado, pero hace 3 meses era así: en principio sólo los médicos podían instalarse la VPN para acceder desde el domicilio).

La única forma de evitar el acceso a las publicaciones a través de la VPN es hacerlo mediante usuario y contraseña. Pero no es posible para todas las publicaciones, ya que accedemos mediante identificación de la IP. Por ahora sólo es posible utilizar usuario y contraseña para acceder a la plataforma OVID y MDConsult (de Elsevier).

La primera, OVID, tiene un usuario y contraseña genérico para todo el hospital, por lo que no puedo ponerla aquí, pero sí os puedo decir cómo crearos un usuario y contraseña para acceder a las publicaciones de MD Consult desde cualquier ordenador conectado a internet, y es que ahí cada uno ha de crearse sus propias claves. Os dejo aquí la guía en pdf  “Acceso a plataforma MD Consult” que he creado esta mañana y donde, además, podréis ver las publicaciones a las que tienen acceso los usuarios de la Biblioteca del Hospital de Torrevieja.

Acceso a plataforma MD Consult
Acceso a plataforma MD Consult
Acceso a plataforma MD Consult

Plataforma beta en SpringerLink


Hace unos días que viene apareciendo, en la web de Springerlink, un botón que nos lleva a la versión beta de la nueva plataforma. A primera vista destacan los colores, más vivos y alegres que los de la plataforma actual. Además, dispone de un buscador de los que a mí me gustan, tipo “single citation matcher” de pubmed, ya que normalmente entro en estas plataformas en busca de un artículo en concreto y este tipo de buscadores facilitan el trabajo y ahorran muchísimo tiempo. Da una sensación de orden y de que es más fácil encontrar lo que se busca. También es verdad que casi no la he usado, pero sólo por la estética ya voy directamente a la versión beta. ¿Qué opináis vosotros?

Os dejo dos pantallazos, de la versión actual y la beta, a que adivino cuál os gusta más (al menos estéticamente):

Interfaz actual

Interfaz Beta

http://beta.springerlink.com
http://beta.springerlink.com
http://beta.springerlink.com