Va por mis colegas de profesión


Hoy voy a hablar un poquito sobre mis colegas de profesión: bibliotecarios de Hospital y de Universidad (facultades de ciencias de la salud). Son ellos los que se encargan de localizar la información que el usuario necesita, buscando en catálogos, bases de datos, buscadores, revistas, libros, redes sociales, preguntando a otros colegas por teléfono, correo o listas de distribución o incluso localizando al autor de un artículo o un trabajo para pedirle ese artículo para el usuario.

Todas las bibliotecas cuentan con un fondo de revistas y libros. Cada vez más revistas y menos libros, y los libros tienden a ser electrónicos debido a la facilidad de este formato para actualizar contenidos. Pero tener las revistas suscritas no implica que podamos acceder a ellas, ¿por qué? Muy bien, os voy a copiar y pegar un “cuento” que enviaron no hace mucho a la lista de distribución BIB-MED. No voy a dar “nombres” ni “comunidades autónomas”, pero quiero dejar aquí la historia para que opinéis, para que sepáis que a estas alturas todavía estamos como en el colegio (y hablo en sentido figurativo). Desde este blog, mi apoyo a mis compañeros a quienes tanto les complican su trabajo. Contad conmigo si necesitáis cualquier cosa:

Ha llegado el momento de contaros un cuento. *No os perdáis el final (es de lo más interesante).*

Había una vez unos bibliotecarios de Ciencias de la Salud en una Comunidad Autónoma de España, que tenían el anhelo y la necesidad de que sus usuarios fueran felices con sus bibliotecas. Esto suponía ponerse a trabajar en crear una biblioteca virtual que diera a todos la mayor y mejor información posible para realizar sus tareas asistenciales, investigadoras y de formación continua posible.

Con el paso del tiempo y, aunque las plantillas de estas bibliotecas eran y son claramente insuficientes, trabajaron mucho mucho mucho y por fin vieron una lucecita al final del túnel: consiguieron que se aumentaran los presupuestos para suscripciones y bases de datos y que los usuarios empezaran a estar muy muy contentos, pues ya tenían acceso a muchísima más información y muchísimo más rápido.

Esta buena noticia incluía a nuestros propios usuarios y a las bibliotecas externas que nos solicitaban artículos.

Pero un día de agosto de 2009, algún ser supremo de otra Consejería, decidió que se leía mucha prensa en el trabajo y que eso hacía mermar la productividad de los trabajadores de toda la Comunidad Autónoma, y se optó por impedir el acceso a muchas de las suscripciones electrónicas y de bases de datos como PubMed.

Contrataron a una empresa externa para que filtrara las URL y entonces ¡Dios mío! ahí entraban las revistas médicas y de investigación y desde entonces hay revistas de Ginecología que las “categorizaba” como “contenidos para adultos” o de Pediatría que las “categorizaba” como “contenido pederasta” o PubMed que lo “categorizaba” como “prensa”, a las que no podía acceder.

Los bibliotecarios se quejaban, lloraban, explicaban y suplicaban que esto era un esperpento y un despropósito, pero no conseguieron nada y el ser supremo seguía sin solucionar el problema.

*¿Cuál es el final del cuento? Os preguntaréis. Pues que éste no es un cuento: es la realidad que estamos viviendo los bibliotecarios de Ciencias de la Salud de la Comunidad Autónoma de [***] y todos nuestros usuarios y que, de momento, no tiene visas de ser solucionado.*

*Yo, desde aquí, pido perdón a todos ellos por haberles hecho creer que íbamos en el buen camino para conseguir una buena Biblioteca Virtual y decirles también que NO NOS HEMOS RENDIDO.*

Yo añado que cuentan con el apoyo del resto de bibliotecarios, que entendemos la incongruencia de esta situación y que estamos aquí para lo que necesitéis.

11 comentarios en “Va por mis colegas de profesión

  1. Hasta me aventuraría a decir de que comunidad autonoma se trata, pero me lo callaré.
    Una situación paradojica en la que pagan justos por pecadores. Una cosa es la investigación y la difusión del conocimiento y otra el uso adecuado de internet como herramienta, y no podemos dar un portazo y acabar con todo.
    Espero que alguien abra los ojos y cambie su forma de pensar y de trabajar.
    buen post Maria

  2. Julio

    Lo peor de todo es que creen que haciendo eso la gente que no trabaja se pone a trabajar…

    La candidez, por no decir estupidez, es un bien infinito entre los nuestros…

  3. Qué voy a decir, quitarle PubMed a un bibliotecario o a cualquier profesional que quiera mantenerse actualizado es como quitarle a un albañil sus herramientas o negarle a un filósofo la posiblidad de pensar.

    Algo tan absurdo sólo podía pasar en relación con Internet, la cantidad de ignorantes que hay por el mundo. Y digo ignorantes porque como dice un profesor de mi facultad la estupidez es algo subjetivo, mientras que para ser ignorante hace falta demostrarlo.

    ¿Se ha planteado la huelga? porque digo yo que para ir a trabajar y no poder…

  4. adoracion

    Yo que aunque no soy bibliotecaria, trabajo con bibliotecas, soy testigo del trabajo intenso y muchas veces poco valorado que realizaís, el objetivo: facilitar la vida de los usuarios y ¿con qué contais? en muchos casos con recursos muy limitados y medios poco eficientes.
    Pero el caso que narras me deja completamente consternada y qué pena que las decisiones que importan sean tomadas por gente ignorante, que nada sabe del trabajo de a pie y de las consecuencias que provocan.
    Inexplicable…

  5. Pilar Martínez

    ¿Hay miedo a decir la Comunidad Autónomo de la que se trata? Sólo puedo decir que no es Cataluña. Y que me parece espantoso.

  6. @miguel @Julio : Cuánta razón en vuestras palabras e insensatez en la acción de quien ha puesto estos filtros. Como bien apunta Julio, quien quiera perder el tiempo en el trabajo lo perderá al margen de que tenga o no acceso a internet.
    @Aitor Efectivamente, Pubmed es una de las principales herramientas de trabajo que utilizamos los bibliotecarios médicos (y los profesionales sanitarios que busquen información). Sin acceso a esta herramienta (y a la mayoría de las revistas que están suscritas -y, por lo tanto, pagadas-) ir a trabajar no tiene sentido. También es verdad que el trabajo del bibliotecario no se queda sólo en la búsqueda de información…
    @Adol Muchas gracias, me alegra que la información que comparto te resulte interesante. Bienvenido a mi blog y a mi TL de Twitter. Yo también te sigo.
    @adoración : Estoy contigo con que la persona que ha tomado la decisión no sabe a qué se dedican los bibliotecarios de hospital, probablemente nunca ha necesitado de sus servicios y, obviamente, nunca ha utilizado los recursos de una biblioteca hospitalaria. Así, si quien toma este tipo de decisiones, lo hace sin saber en qué afecta, la eficiencia en el trabajo se reduce a cero. Una pena.
    @Pilar No publiqué ayer el nombre de la Comunidad Autónoma porque cuando escribí el post aún no había hablado con la persona que escribió el “cuento”. Hoy puedo decir que hablamos de Castilla – La Mancha. No era miedo a decir el nombre, sino prudencia.

  7. Mabel

    Hola a todos:
    Me presento: soy la bibliotecaria del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y la autora del cuento.
    Agradezco infinitamente las muestras de apoyo de todos vosotros y sí, efectivamente, se trata de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha.
    Esta lucha comenzó en agosto de 2009 y sigo en las barricadas: ya he tomado muchas decisiones para que este problema se solucione pero está claro que con la iglesia hemos topado (a pesar de la laicidad que se promueve desde todos los ámbitos). No obstante sigo creyendo que, antes o después, de una manera u otra, este despropósito llegará a buen término.
    Sólo he puesto el cuento para que las comunidades bibliotecarias y los usuarios sepan hasta qué punto llegan las decisiones de los ¿políticos?. Lo pongo entre interrogaciones porque no se merecen serlo.
    Sólo os pido una cosa: DIFUNDID EL CUENTO TODO LO QUE PODÁIS pues me dará más ánimos para seguir luchando.
    Gracias por aguantar el rollo que os he metido y gracias a María por colgar el cuento en su blog.

    1. Mabel, gracias por darnos a conocer la situación en la que estáis. Creo que difundiendo estos hechos y dando a conocer las condiciones de trabajo en las que os encontráis podremos ayudar a que, quien esté detrás de este desaguisado, pueda pensar y darse cuenta de que tal vez no sea la mejor forma de actuar. Si no es fácil motivar a un trabajador, que al menos no le desmotiven entorpeciendo su trabajo. ¿Se podría considerar “mobbing”?

      1. Mabel

        No creo que sea mobbing, más bien una patochada, metedura de pata, desconocimiento, despropósito, etc, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s